Mejores para su bolsillo. Mejores para el planeta.

Además de un coste de neumáticos por kilómetro menor, con Bandag también reducirá su huella ecológica.

El recauchutado de una carcasa gastada, a diferencia de un neumático nuevo, protege el medio ambiente ya que para recauchutar un neumático se requieren menos recursos naturales que para fabricar uno nuevo.

La fabricación de recauchutados consume de media un 70% menos de petróleo que la de neumáticos nuevos.

Para fabricar un neumático recauchutado se necesitan unos 26 litros de petróleo de media, frente a los 83 litros necesarios para producir un neumático nuevo.

Se reutilizan hasta 14 kg de acero y 32 kg de caucho por neumático*.
* medida 315/80R22.5